MI BIOGRAFIA

miércoles, 29 de octubre de 2008

¿ LA ERA DE ACUARIO?...


Para comprender realmente el significado de una ERA, primero es necesario tomar en cuenta el Zodíaco, que prácticamente es un mapa celeste de 360ª. El Zodíaco consta de doce constelaciones, el Sol se tarda 30 días en recorrer un signo; por lo tanto cubrirá el Zodíaco en 12 meses. Sin embargo aunque ese movimiento es relativamente fijo, el Sol retrograda (movimiento aparente) 1 día cada 72 años, lo cual quiere decir que cada 2.160 años retrocede un signo. Ese lapso de tiempo (2.160 años aproximadamente), corresponde a una Era.

Cada Era, entonces, viene de adelante hacia atrás. La última fue la Era de Piscis, simbolizada por el pez, estandarte del cristianismo (pescadores de hombres) y el agua, relacionada con las emociones y sus inestabilidades respectivas.

Antes de la Era de Piscis fue la de Aries (entre el año 2.160 y el año 0), la correspondiente a Moisés y al retorno de los hebreos a la Tierra Prometida.

La Nueva Era, como muchos la llaman, aún no se ha materializado pues comenzará aproximadamente hacia el año 2.160, no obstante, la idea del nacimiento de la misma se popularizó, como casi todos sabemos, en los años sesenta, y algunas personas todavía se preguntan por qué esta edad de oro caracterizada por la paz y amor fraternal todavía no se ha manifestado. Sin embargo, no todo es tan simple como nos quieren hacer creer algunos medios publicitarios. En términos astrológicos, estamos atravesando la etapa de transición entre la era de Piscis y la era de Acuario, caracterizada esta etapa por cambios de consciencia masivos, que conllevan muchas veces a confusión en cuanto a la identidad del ser humano.

En Febrero del año 1.998 NEPTUNO, el planeta de la apertura espiritual entró en el signo de Acuario. Permanecerá allí aproximadamente 12 años a partir de esa fecha. Así mismo URANO, regente de Acuario, estará en su propio signo por mucho tiempo. A URANO también se le llama el planeta Despertador, ya que se encarga de romper aquellas estructuras, que bajo la apariencia de seguridad y estabilidad, impiden y limitan nuestro crecimiento. Estos dos planetas hacen que nuestra parte consciente experimente situaciones desagradables cuando transitan por este signo; sin embargo, ellos sólo nos recuerdan que todos los cambios por muy amargos que sean o por muy molestos que nos resulten, siempre son producidos por nosotros mismos.

Complementando la idea anterior, el signo de ACUARIO se asocia con la hermandad entre los hombres, con las nuevas ideas, nuevas tecnologías, lo poco convencional, el trabajo en grupo, pero de forma independiente, es decir, sin ninguna dependencia; también se caracteriza por la rebeldía, por el deseo de autoafirmación personal, por salir de lo rutinario, por romper las cadenas de la esclavitud a toda costa.

Todo esto nos lleva a pensar que los años venideros son trascendentales para la nueva Era de Acuario y para la humanidad en sí y tal vez nosotros no presenciemos siquiera esta tan esperada Era, pero lo importante realmente no es sentarnos a esperarla sino crear las bases de la misma, lo trascendental es ponernos a trabajar cada día de nuestras vidas por esa hermandad, por comprendernos a nosotros mismos para poder comprender a los demás, por reconocer nuestra real naturaleza de hombres dejando atrás cualquier semejanza con las bestias salvajes, por poner nuestras nuevas ideas a consolidar un trabajo en equipo en el cual cada quien sea como una antorcha independiente que lleve luz a su prójimo.

Y llevar luz al prójimo definitivamente no es solucionarle sus problemas, sino orientarlo a que se conozca un poco más a sí mismo y deje de ser un títere del destino para convertirse en el hacedor de su propia vida.

¡ SEREMOS TESTIGOS DE ESTA NUEVA ERA EN LA MEDIDA QUE SEAMOS CONSCIENTES DEL TRABAJO QUE TENEMOS QUE HACER EN NOSOTROS MISMOS !...

Publicar un comentario