MI BIOGRAFIA

jueves, 21 de julio de 2011

LA ABUNDANCIA Por: Douglas Morales

En este enlace hablo de la ABUNDANCIA.Extracto del programa MEDIA MAÑANA CONTIGO con Ingrid Liendo, por Circuito X 90.5 FM.
http://www.goear.com/listen/e93234e/---

jueves, 7 de julio de 2011

EL REENCUENTRO Por Douglas Morales

Como seres humanos creemos que estamos separados del TODO, es decir, de "DIOS", del Universo, de lo que nos rodea; pero en realidad cada uno de nosotros somos como la célula de un gran organismo, la cual es importante para su buen desempeño. Siguiendo con este ejemplo: es como si esa célula se creyera aislada y comenzara a latir en forma diferente a las demás.

Para que un organismo funcione, todo él y sus componentes, deben pulsar al mismo ritmo y si existen células arrítmicas, el organismo comienza a disfuncionar.

Así mismo, el ser humano es como esa célula que desconoce su lugar y se cree aislada de las otras. Se percibe solo, como si estuviera abandonado y entonces le pide a DIOS o a algo de su devoción, que lo ayude, sin saber que dentro de sí se encuentra todo lo que necesita, para vivir en armonía con el resto de este organismo, que llamamos Universo.

Creemos estar separados, de allí nuestra nostálgica y frenética búsqueda de un "algo" o "alguien" que llene ese vacío interno que parece infinito y que sólo estará pleno cuando en tu tranquilidad, en tu paz, comprendas tu lugar en este planeta y comiences a trabajar al ritmo que dicta tu corazón, que por cierto, (corazón) es la manera de referirnos al núcleo dentro de ti que posee la memoria del por qué y para qué estas aquí.

Para entrar en esa paz que te hace comprender muchas cosas hay que aprender primero a tener FE, y la FE no es pedir por tu bien y el bien de los demás, ni porque te den lo que tú crees necesitar. FE es TENER LA CERTEZA, ACEPTAR, que formas parte de este Universo y que todo lo que piensas, dices y haces, es visto, es sabido y es sentido hasta en los rincones más apartados de este gran organismo. Por ello cuando pides algo siempre lo haces desde tu carencia, desde tu creencia de aislamiento, desde tu desconocimiento de quien eres.

Es algo así como si tu mano izquierda no supiera para qué sirve y comenzara a actuar de forma individual y aislada, no respondiendo a los impulsos de tu cerebro y por ende volviéndose independiente de tu cuerpo y en ese estado de enajenación le pidiera a tu cuerpo que le concediese algo.

Desde hace mucho tiempo, hemos construido una sociedad que nos sirvió para este proceso de individualización en el cual creceríamos creyéndonos independientes del TODO para aprender. Esto corresponde a una parte de nuestra evolución (esa historia se las contaré luego...). Hago énfasis en ello, puesto que en nuestra actual fase evolutiva de reencontrarnos con el TODO (Universo, Dios, Organismo o como prefieran llamarle), esta misma sociedad ya no nos sirve, pues la edificamos para fortalecer nuestro EGO, que era importante para ese proceso de individualización, pero que en esta fase ya es obsoleto. Estamos en una etapa de reencuentro, con nosotros mismos y con los demás; de visualizarnos como equipo, como piezas de un gran engranaje, dejando a un lado nuestros logros personales para fusionarlos en una meta en común que con nuestro ego actual es imposible de lograr: LA NUEVA HUMANIDAD.

Con respecto al EGO: este nos sirve solo para diferenciar lo que proyectamos externamente a otras personas, pero internamente, a un nivel más profundo, deberá diluirse para facilitar el trabajo en conjunto exento de necesidades protagónicas. Hay que conocer que el reencuentro con el TODO comienza en tu núcleo interno cuando comprendes que formas parte activa del Universo y poco a poco las personas que han de integrarse lo harán de forma natural, sin buscarlas y sin las desarmonías causadas por la intervención de los criterios propios originados por la falta de visión que caracteriza nuestro ego. Aferrarse al ego, es negar la muerte de tus criterios y experiencias, para no permitir el paso de tu nueva consciencia, más amplia y Universal.

Prosiguiendo con esta tan nombrada nueva humanidad descrita en muchos libros, profecías y leyendas, es un hecho, ya se está formando y sin ánimo de caer en tendencias catastrofistas, ya los cambios se están dando. La sociedad tal como la conocemos, cada vez más aceleradamente se está diluyendo (así como nuestro ego) y se puede comprobar esto, en la falta de valores existentes. Este aparente período de confusión global es el anuncio de un nuevo amanecer del cual somos los pioneros. Cada quien tiene un cometido dentro de esta fase y la información la lleva en su núcleo interno (corazón) y la obtendrá cuando abandone sus aspiraciones personales y desarrolle la FE (ver párrafos anteriores donde hablo de FE). Abandonar las aspiraciones personales no es dejarlo todo, sino aprender a trabajar en conjunto olvidándose de buscar altos protagonismos para integrar labores.

Pioneros quiere decir formadores, los que tienen la visión de lo que viene. Muchos de los que estamos viviendo ahora estamos, aún sin saberlo conscientemente, preparados para ello, sin embargo, el libre albedrío que actualmente nos rige, hace que esto se cumpla bajo un proceso de auto-selección, es decir, al igual que una célula que no funciona es reemplazada por otra con semejantes características, los que sienten el llamado interno, pueden decidir no hacer nada y sin embargo, la evolución sigue su curso.

La religión, que proviene del término en latín religare (quiere decir reunir, unir de nuevo), debió unificar una sola creencia, de hecho casi todas las religiones manejan términos similares, sin embargo, de nuevo los puntos de vista diferentes y las interpretaciones individuales (EGO), separaron lo similar y transformaron lo que debía ser un solo credo en diversos dogmas.

Por ello muchas religiones pasaran y están pasando por francos deterioros, debido a que todo aquello que actualmente no implique evolución (pasar a otros niveles de comprensión), desaparecerá, así como la sociedad existente con sus esquemas desvirtuados y muchas de nuestras creencias decaerán para darle paso a una nueva consciencia global.

En qué tiempo se desarrollará esto?: Ya lo estamos viviendo, pero es seguro que con estos ropajes actuales no veremos los resultados de esa nueva humanidad.

Entonces cuál es el trabajo?: Aquietarte, para comprender quien eres, para sentir quien eres. Dentro de ti están las respuestas que buscas. Para ello hay que aprender a disfrutar de estar solo, así como disfrutas de estar con otros. La soledad es un trampolín hacia tu comprensión. Aprender a vivir en la sociedad actual sin comprometerte mucho con ella. Vivir la vida es también aprender que en los detalles más insignificantes puede haber grandes revelaciones. Para ver esto se requiere estar alerta, pero no un alerta nervioso, sino el estado de alerta que surge de la tranquilidad de saberte parte de un todo. Ese es el trabajo inicial, todo lo demás lo irás descubriendo. Si necesitaras ayuda aprende a sentir quien puede ofrecértela. Usa tu sentir para abrir la puerta de tu discernimiento. El discernimiento es una facultad del alma, no de la mente. No todo el que te ofrece ayuda puede orientarte, te orienta el que resuena contigo, el que sientes que te entiende y te da las respuestas que hacen click interno contigo. Por más bueno que sea el orientador, si no resuena contigo no podrá ayudarte. Cada quien ha de hacer ese trabajo individual, no se lo impongas a otros. Quien no quiere comprender algo no lo hará hasta que su interno esté preparado (sea, tu hijo, esposo(a),familia, etc.), así como tu comprendes algo en el momento justo. Por lo tanto deja vivir y vive. Alégrate de estar en estos tiempos, son únicos, vívelos con intensidad y observa, oye y siente, a través de ello se llega a las cualidades de tu alma.