MI BIOGRAFIA

martes, 14 de octubre de 2008

SATURNO, EL VIEJO MAESTRO


Existe un planeta no muy comprendido, pero muy importante en nuestros aprendizajes de vida. Me refiero a Saturno, a quien denomino: El viejo Maestro.

La energia del planeta Saturno se orienta en nuestra vida, como aquella fuerza que construye y lentamente nos lleva a ser en la tierra, lo que ya somos en esencia.

Saturno es tambien llamado el señor del karma y como tal, representa todos los límites y obstáculos que se presentan en nuestra vida para que los podamos superar y por ende, aprender.

Antiguamente, muchos astrólogos veian en Saturno al ente maléfico que traía a nuestros dias de calma, la mala suerte. Hoy sabemos que ni la mala ni la buena suerte existen realmente, solo se nos presenta en la vida el producto de lo que hemos sembrado, como reflejo de procesos incumplidos anteriormente por nosotros mismos y que volveran a hacer su aparición hasta que tengamos la valentía y el coraje de afrontarlos para luego comprenderlos. La comprensión entonces, será el resorte que nos impulse a la liberación de esos ciclos repetitivos y la superación de estos estos ciclos traerá como consecuencia el avance hacia otro peldaño en nuestra evolución.

El lema saturnino es: generalmente lo que mas tiendo a rechazar, es lo que tengo que aprender y este lema nos lleva a reflexionar que normalmente ,salvo sus excepciones por supuesto, aquello que rechazamos es lo que no hemos comprendido y por lo tanto no hemos aprendido.

Saturno nos lleva a no repetir los mismos hechos en nuestra vida que no nos permiten avanzar, evita que no nos salgamos de nuestro propio camino, conduciendonos a cumplir con el plan evolutivo que nuestra alma o esencia, en un nivel superior eligió, mucho antes de manifestarse en el mundo material a traves de nosotros.

Podemos escoger sufrir y quejarnos por no comprender lo que nos sucede, o buscar la tranquilidad interna, sin angustias, que nos conducirá a comprender, con sabiduría, la naturaleza, el origen y el por que de todo cuanto nos acontece en la vida.

El pensamiento y la palabra nos fue dado como un don y tienen el poder de trascender nuestras propias barreras. Nuestro cuerpo es el vehículo a traves del cual se manifiestan, en el plano terrestre, el espiritu y el alma, de la cual el cuerpo es solo un reflejo materializado.

Por eso refleja lo que pensamos, porque recibimos de acuerdo a lo que pensamos, y llegamos a creer ser, lo que pensamos que somos.

Los límites en la vida existen, basados en la inconsciencia en que vivimos dentro del plano material, que nos hace olvidar aquello que realmente somos.

Y realmente, en otro plano somos seres ilimitados. Somos pensamientos lumínicos emanados de una misma fuente, confundidos al transitar por una oscura densidad.

Por esto, piensa siempre positivamente y la expansion, traducidas en salud y abundancia siempre estaran contigo.
Publicar un comentario